Número 4 | Septiembre 2017


Presentación del Eje 1

Lo masculino, todo y no-todo: lógicas y tratamientos del goce
Por Aliana Santana

No se es hombre o mujer a nivel de lo real biológico del cuerpo, o del ADN o de las identificaciones imaginarias.

Desde el psicoanálisis de orientación lacaniana, los seres hablantes están distribuidos en dos categorías, masculina y femenina. Otra manera de referirnos a estas categorías, para no confundirlas con la dimensión de género, es pensarlas en términos de goce, el goce todo fálico y el goce no-todo fálico.
A partir de este planteamiento, hecho por Lacan en las fórmulas de la sexuación que desarrolla en los seminarios 19 …o peor y 20 Aún, un hombre puede estar ubicado del lado de la solución todo fálico o masculina y del lado del no-todo fálico o femenina; y lo mismo ocurre con la ubicación de una mujer en cualquiera de los dos lados o posiciones.

Así escribe Lacan en la parte superior de las fórmulas de la sexuación las dos posiciones de goce, masculina y femenina:

Del lado de la posición masculina, del goce todo fálico, encontramos dos matemas:

El de la parte inferior se lee: Para todo hombre se puede enunciar el predicado fálico, lo que es lo mismo que decir, todos los hombres están castrados. Importante precisar que cuando decimos todos los hombres están castrados nos referimos a todos los seres hablantes.

El de la parte superior se lee: Existe al menos uno para quien el predicado fálico no funciona. Alguien no está castrado.

Entonces, lo escrito del lado masculino de la sexuación se puede resumir así: Todos los hombres están castrados, pero existe al menos uno que no lo está (el padre mítico con acceso ilimitado a todas las mujeres, el padre de la horda). Queda expresada así la excepción que confirma la regla. Es porque existe uno que no, que se puede decir que todos sí. Es la lógica que Lacan llama la lógica del todo y la excepción. Es la lógica que permite decir que existe el conjunto de los hombres.

Del lado de la posición femenina, del lado de no-todo fálico, también hay dos matemas:

El de la parte superior niega la excepción. No existe uno que no esté castrado. Y si no hay excepción, no hay regla. Por esto para Lacan del lado femenino de la sexuación no se puede hablar de excepción sino de "todas excepcionales". Ninguna mujer tiene nada en común con la otra.

El matema de la parte inferior niega la existencia del conjunto. No existe el conjunto de las mujeres. No hay universal femenino. No existe el todo de la mujer. Las mujeres no están sujetas a la ley fálica.

Responder a la pregunta, ¿qué quieren los hombres? y despejar por qué se trata de un asunto de todxs, mujeres y hombres, puede acometerse desde esta perspectiva que abre Lacan para todos los seres hablantes, con las fórmulas de la sexuación, en tanto posiciones sexuadas que responden al tratamiento del goce o lógica del todo y del no-todo.

Este es solo uno de los caminos posibles para adentrarnos en el tema que nos propone las II Jornadas de la NEL-Ciudad de México.

Bibliografía:

  1. Brodsky, G. Clínica de la sexuación, Serie Enseñanzas, Nueva Escuela Lacaniana, Sede Bogotá, Bogotá, Colombia, 2004.
  2. Freud, S. Tótem y tabú, Obras Completas.
  3. Lacan J. El Seminario Libro 18, De un discurso que no fuera del semblante, Paidós, Buenos Aires, Argentina, 2009.
  4. Lacan, J. El Seminario Libro 19, …o peor, Paidós, Buenos Aires, Argentina, 2012
  5. Lacan J. El Seminario Libro 20, Aún, Paidós, Buenos Aires, Argentina, 1981.
  6. Lacan J. "Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano", Escritos 2, Siglo XXI Editores.
Nueva Escuela Lacaniana Ciudad de México | (55) 7028 4439
Síguenos
Síguenos en Facebook     Síguenos en Twitter www.nel-mexico.org