Número 5 | Septiembre 2017


Los hombres y la paternidad.
Por Alexandro Simancas O.

"La pregunta ¿qué es el padre? está planteada
en el centro de la experiencia analítica
como eternamente irresuelta"
J. Lacan, Seminario 4.

Hasta hace unos cuantos lustros, quizá habríamos tenido que decir: El hombre y la paternidad, hombre que por cierto fincaba su identidad en muchos de los atributos que derivan de tal función. Hoy, sin embargo, referirnos a los hombres y su relación con la paternidad introduce una pluralización que es necesario interrogar: ¿Cuántas formas hay de relacionarse con la paternidad, de qué depende, cuáles son los cambios, las transformaciones que a través del tiempo han modificado la relación de los hombres con sus hijos, y que persiste como necesario a la hora de decidir si en la novela familiar de un sujeto hay o no un padre, con las consecuencias que caso por caso será necesario elucidar?.

Si en otros tiempos la identidad masculina estaba ligada indefectiblemente a ser padre, ahora es la paternidad que depende de la clase del hombre que la sostiene, o no; pues clases de hombres hay muchas y escapan a la clasificación tradicional, a las 3Fs por ejemplo de: feo, fuerte y formal, o las 3Gs: generoso, guapo y goloso... y así, podríamos avanzar sumando cualidades que consideremos necesarias para definir al hombre, que como la mujer, cada vez parece que no existe más, aunque hay algo que resiste en tanto que el macho de la especie humana para constituirse como varón ha de vérselas con la manera en que se las arregla con el pene, con un apéndice que para su función requiere del sujeto haber atravesado el complejo de castración. En este punto nos damos cuenta, cómo de la pregunta por la paternidad, nos deslizamos inevitablemente a la pregunta por el ser del hombre, y en su respuesta nos volvemos a encontrar a la función paterna como decisiva para poder ubicar, la posición de cada uno frente al falo.

Ahora bien ¿será que con la declinación del Nombre del Padre, que con su pluralización y la incidencia de los avances tecno-científicos en materia de reproducción, podemos seguir pensando que la soldadura del hombre con la paternidad aún subsiste; o será necesario abrir paso a que el reconocimiento de las distintas comunidades de goce que agrupan los variados estilos de masculinidad, nos enseñen otras maneras de ser padre, ya poco que ver con la paternidad, y más bien orientadas por la parentalidad, una relación signada por la vecindad, el parentesco consanguíneo o ideológico, el igualitarismo y la intercambiabilidad de roles y funciones?

El tema es complejo como verán, y no hay una respuesta válida para todos, sin embargo es importante no olvidar la pregunta sobre lo que nos orienta, lo que nos permite no perdernos en la nebulosa de la variedad y ser capaces de identificar, lo que de un hombre le hace capaz de transmitir un deseo vivo, no anónimo al pequeño hablante-ser, antecedido por un discurso que lo arropa de los recursos que en algún momento le han de servir para arreglárselas con su historia, y su muy peculiar forma de gozar

Bibliografía:

  1. Brousse, M.-H., 'Un neologismo de la actualidad: La parentalidad', Carretel N° 12, Barcelona, Abril 2014.
  2. Lacan, J. 'Alocución sobre las psicosis del niño', Otros escritos, Paidós, Buenos Aires, Argentina, 2012.
  3. Lacan, J. El Seminario Libro IV: La relación de objeto. Paidós, Buenos Aires, Argentina, 1994.
Nueva Escuela Lacaniana Ciudad de México | (55) 7028 4439
Síguenos
Síguenos en Facebook     Síguenos en Twitter www.nel-mexico.org