GLIFOS
REVISTA VIRTUAL DE LA NEL-CIUDAD DE MÉXICO | Nro. 10 - AGOSTO 2018
 

II COLOQUIO SEMINARIO INTERNACIONAL 2018: LA DIRECCIÖN DE LA CURA HOY
PERSPECTIVA DEL CONCEPTO

Ciudad de México, 2 de junio 2018

Del escabeau en la cura.
Cinthya Estrada-Plançon

De la bibliografía sugerida por Domenico Cosenza he elegido trabajar el concepto escabeau, escabel en español. El escabeau pierde en el pasaje al castellano su belleza, lo bello - beau en francés- que la palabra en su escritura y fonética incluyen. De ahí a la escritura lacaniana que descompone el escabeau en S.K. beau sólo hay un paso y una nueva topología.

El trayecto que proponemos va del Lacan de “Joyce el síntoma” pasando brevemente por la sublimación y la función de lo bello de la “Ética del psicoanálisis”, por algunas Piezas Sueltas de Jacques-Alain Miller, hasta llegar al “Cuerpo hablante” en donde el escabeau se vincula ya no sólo con la sublimación y la ética sino con el cuerpo, la cura y el pase.

Escabeau es uno de los términos que Miller destaca, hace brillar, de lo que con él llamamos la ultimísima enseñanza de Lacan. Observamos en esta nueva topología significantes que no remplazan a los otros sino que los completan-descompletan. Así tenemos otras parejas como: parlêtre-inconsciente; síntoma-sinthome y escabeau- sublimación.

 

1. El escabeau en Lacan.

Lacan introduce el escabeau en 1975 en el texto “Joyce el Síntoma”[1], versión trabajada de la conferencia del mismo nombre[2] del “V Simposium Internacional James Joyce”. La primera la encontramos en “Otros Escritos” y la segunda en el Seminario XXIII.

“Joyce el síntoma” de Otros Escritos, es en acto un casse-tête (rompe-cabezas), un rompe sentido, un texto de difícil lectura, en donde Lacan tensa el lenguaje, lo tuerce -como los nudos que en esa época utiliza- lo separa del sentido. Ahí nuevas escrituras se presentan, al lado del S.K. beau tenemos al LOM (hombre) escritura fonética que parece desarticular el sentido.

La primera referencia al escabeau es entonces topológica, el escabeau queda fuera de la esfera y ayuda a amarrar los tres registros, los tres órdenes. El escabeau en su dimensión topológica, precede a la esfera, se encuentra en el intersticio del fuera de sentido. “Tiene (incluso su cuerpo) por el hecho de que pertenece al mismo tiempo a tres… llamemos a esos órdenes. Testimoniando así el hecho de que chamulla para atarearse a la esfera con la que hacerse un escabeau. Digo eso para hacerme uno, y justamente para rebajar así a la esfera, hasta ahora indestronable de su supremo de escabeau . Así demuestro que el S.K. beau es primero porque preside a la producción de la esfera”[3]

Lacan precisa que: “El S.K. beau es lo que condiciona en el hombre el hecho de que vive del ser (Vacía el ser)[4] en tanto que tiene un cuerpo, no lo tiene en otro lado sino a partir de ahí”[5].

Una nueva topología se vislumbra, una nueva clínica se anuncia, tal como lo señala Domenico Cosenza en “Joyce, sinthome, escabeau”: “A partir de Joyce, Lacan articula una pareja conceptual que forma la base de su última enseñanza, pareja constituida del sinthome y del escabeau. Es así que funda una nueva clínica del parlêtre, ya no más sobre el Nombre-del-Padre sino sobre el goce y sus anudamientos singulares. Encarnada más que en una metáfora fundada en el sentido, en un evento del cuerpo fuera del sentido que hace consistir y articular al ser hablante…”[6]

 

2. Escabeau – sublimación.

Escabeau es el nuevo nombre de la sublimación que pone énfasis en el cuerpo. Retomando a Freud, Lacan trabaja en La ética del psicoanálisis, el tema de la sublimación.

La sublimación freudiana como una solución de satisfacción pulsional es para Lacan referida a la Cosa, Das Ding, elevada a la dignidad de la Cosa. Con ella se articulan los tres registros: “La última vez tomé el ejemplo esquemático de un vaso para permitirles captar donde se sitúa la Cosa en la relación que coloca al hombre en función de médium entre lo real y el significante. Esta Cosa, todas cuyas formas creadas por el hombre son del registro de la sublimación, estará representada siempre por un vacío…en toda forma de sublimación el vacío será determinante”[7]

El escabeau lacaniano, va tomando forma, consistencia, cuerpo, de esa Cosa que no es sin referencia al vacío y a lo bello. Lo bello en su relación al deseo que no engaña al contrario de la función del bien. La sublimación más allá de su dimensión imaginaria, amarrada a lo real. Así, lo bello elevado a la dignidad de la Cosa -más allá del bien y del mal - primera pieza suelta del rompecabezas del escabeau.

 

3. La teoría del escabeau en Piezas sueltas.

En las sesiones del 12 y 19 de enero del 2005 Jacques-Alain Miller desarrolla una teoría del escabeau. A partir de una elaboración muy minuciosa del pasaje del síntoma al sinthome, el S-K beau es una forma de la sublimación, en tanto que el significante es una sublimación por el hecho de que hablar es sublimar: “ Sublimación es una palabra sublime, pero eso mismo es lo que Lacan rebaja al denominarla escabeau en Joyce el síntoma (…) no elevamos (…) Del escabeau resulta lo Bello, lo Verdadero, el Bien, todo ello del mismo orden (…) El escabeau está condicionado por el hecho de que el hombre tiene un cuerpo, y solo uno, un cuerpo en el que sobrevienen acontecimientos …”[8]. Con el escabeau Lacan incluye al cuerpo, al evento del cuerpo y con él al goce. El Goce que nos enseña Miller es equivalente al Significante.

 

4. El cuerpo hablante.

Una década más tarde Jacques-Alain Miller regresa al escabeau en la presentación del tema del 5ª Congreso de la AMP: “Es, en términos generales aquello en lo que se alza el parlêtre, se sube para hacerse bello. Es su pedestal, que le permite elevarse, él mismo, a la dignidad de la Cosa (…) el escabeau está del lado del goce de la palabra que incluye el sentido: A diferencia del goce propio al sinthome que excluye el sentido (…) Pero díganme ¿hacer de tu síntoma un escabeau, no se trata precisamente de eso en el pase, donde se vale uno del síntoma y de su goce opaco? Analizarse es trabajar en la castración del escabeau para revelar el goce opaco del síntoma. Pero hacer el pase es valerse del síntoma, limpiado de ese modo, para hacerse con él un escabeau, ante los aplausos del grupo analítico”.[9]

El escabeau sería el arte que cada parlêtre puede inventar, en lo que se apoya para hacerse bello, para habitar, para vestir su ego.

 

5. Hacia la cura. La clínica de lo bello.

Después de este recorrido podemos plantear que en un análisis nos orientamos en cómo el significante impacta al cuerpo y es posible crear de las marcas significantes gozantes un escabeau, la orientación en el escabeau sería una ética que anuda el significante al cuerpo.

Pierre-Guilles Guéguen dirá: “Creamos que tenemos un cuerpo porque hablamos y nos creamos un personaje de semblantes, es nuestro escabeau lo que hace que nos imaginemos tener un cuerpo, mientras que vivimos del ser, es decir del parlêtre, de un universo de semblantes que el lenguaje nos propone (…) Todas la variantes que Lacan propone en su conferencia Joyce el Síntoma en relación al tema del escabeau van en ese sentido… Una vez que el síntoma se reduce, se limpia de su dotación de dolor moderado por la virtud del análisis, se necesita que el cuerpo se mantenga con su envoltura, que exista, que no sea una ficción“.

El escabeau le daría consistencia al cuerpo, haciendo que ex-sista. La orientación de la última enseñanza de Lacan apuntaría a elevar a la dignidad de la Cosa al parlêtre con las invenciones sintomáticas que le permitan construir su propio escabeau“.

BIBLIOGRAFÍA

  • Cosenza, Domenico, “Joyce, sinthome, escabeau”, Scilicet, Le corps parlant, sur l´inconscient au XXIeme siecle, ECF, Paris, 2015
  • Guéguen, P-G., L´escabeau et le sinthome http://www.congressoamp2016.com/uploads/018fcdd3734e93723989d2cd17df9d1ee7f99feb.pdf
  • Lacan, J., “Joyce les symptôme”, Autres écrits, Seuil, Paris, 2001.
  • Lacan, J., Le séminaire, livre XXIII, Le sinthome, Seuil, Paris, 2005.
  • Lacan, J., Le séminaire, livre VII, L´éthique de la psychanalyse, Seuil, Paris, 1986.
  • Miller, J.-A., “L´inconscient et le corps parlant- Presentation du thème du X eme Congreso de la AMP, Rio 2016”, Scilicet, Le corp parlant, Sur l´inconscient au XX! eme siecle, ECF, Paris, 2015.
  • Miller, J.A., Piezas sueltas, Paidós, Bueno[10]s Aires, 2013.

NOTAS

  1. Lacan J., Joyce le symptôme, Autres écrits, Seuil, Paris, 2001, pp 565-570.
  2. Lacan J., Joyce le symptôme, Le séminaire livre XXIII, Le sinthome, Seuil, Paris, 2005, pp161-169.
  3. Lacan, J., Joyce el síntoma, Otros Escritos, Ed. Paidós, Argentina, p. 581-592.
  4. Esto también es fonético vive y vide se pronuncian muy parecido.
  5. Lacan, J., Joyce le symtome, Autres écrits, p. 565.
  6. Cosenza Domenico, Joyce, sinthome, escabeau, p. 189-190.
  7. Lacan, J., Seminario VII, La ética del psicoanálisis, Ed. Paidós, Argentina, p.163
  8. Miller J.A., Piezas sueltas, Ed. Paidós, Argentina, p. 92
  9. Miller, J-A., Orientación, El inconsciente y el cuerpo hablante, Scilicet, El cuerpo hablante, Ed. Grama, Argentina, p. 3