GLIFOS
REVISTA VIRTUAL DE LA NEL-CIUDAD DE MÉXICO | Nro. 10 - AGOSTO 2018
 

MESA DE LECTURA
LA NEUROSIS OBSESIVA, DEL FALSO ENLACE AL EMBARAZO.

Primer semestre 2018

Claves freudianas
Edgar Vázquez

La neurosis obsesiva es por cierto el objeto más interesante y remunerativo de la indagación analítica, pero no se la ha denominado todavía como problema.
S. Freud, Inhibición, síntoma y angustia, p. 108.

Durante el primer semestre de 2018 nos ocupamos de revisar la elaboración de la categoría de neurosis obsesiva en la obra de Freud, desde su invención como entidad clínica y autónoma con el novedoso término Zwangneurose -recordemos que en alemán Zwang es tanto obsesión como compulsión-, hasta las interrogantes que presenta en tramos ya avanzados de su obra, interrogantes que por cierto, fueron presentados en tempranos textos pero a los que la prudencia freudiana prefirió aguardar hasta poder formularlos en términos propiamente psicoanalíticos, de modo que los ejes que ordenaron nuestra lectura en una primera aproximación se convirtieron en puntos de llegada que arrojaban nuevas preguntas y replanteaban las que antecedían. Resultaron especialmente llamativos los modos en que el par histeria-obsesión, sus oposiciones, similitudes, fueron usados para dar cuenta de las neurosis en general, por lo que considerar a la obsesión simplemente como un dialecto debe reconocerse como una conclusión parcial, no agota en lo absoluto la cuestión.

El ordenamiento histórico de los textos revisados se mostró al paso de los encuentros, más una necesidad intrínseca para ubicar la lógica interna a la obra y trayectoria del concepto, que una preocupación meramente académica. Así pues, las representaciones falsamente enlazadas trajeron como correlato la justificación del afecto involucrado y la necesidad de interrogar a este último, no a la lógica de su presentación discursiva; la sexualización del pensamiento nos permitió ubicar la especificidad del rasgo omnipotente y cuasi-mágico con que se envuelve la sintomatología de este tipo clínico y al mismo tiempo la variabilidad y versatilidad de los síntomas que con facilidad se consideran egosintónicos, rasgos de carácter, etc., a este respecto encontramos una indicación reiterada aunque con frecuencia pasada por alto y en la que debemos reconocer el genio de Freud: incluso aquellos actos nimios, deben ser convertidos en textos sujetos a una legalidad, el cavilar, el dudar, todo ritual no tiene valor en el dispositivo analítico sino en la medida en que el analista logra convertirlo en un texto, solo en esa media puede ser interpretado, construido y reconstruido, en fin, intervenido. Por último, la indicación del yo paralizado, esa delgada frontera entre inhibición y síntoma, nos dio la oportunidad de poner a prueba nuestras herramientas de lectura para abordar dos referencias muy breves, e inicialmente enigmáticas de Lacan, pero que leídas con la clave freudiana nos permitieron pesquisar la rigurosa y atenta operación de lectura que Lacan promovió durante toda su enseñanza.

Como saldo de nuestro trabajo, nos hemos propuesto revisar durante el segundo semestre de este año, dos momentos privilegiados en la enseñanza de Lacan en los que se dedica a abordar detalladamente el problema de la neurosis obsesiva, lectura en la que, sin duda, nos habremos de acompañar del decir de Freud.